JULIO SIN PLÁSTICO. ¡Únete al reto!

Nos unimos a Julio Sin Plástico, un reto global colaborativo en el que personas de todo el mundo se involucran para compartir consejos, dudas y progresos con el fin de tratar de reducir al máximo los residuos plásticos que generamos en nuestro día a día. 

Plastic Free July es una iniciativa creada hace 9 años en Australia por Earth Carers Waste Education. Promueve el rechazo de los plásticos de un solo uso durante el mes de Julio con el objetivo de concienciar sobre el gran problema que supone el plástico para el medioambiente.

Nosotras, como siempre, estamos felices de unirnos a la causa. Y como una de las bases de este reto es la comunicación y compartir en equipo, durante todo este mes iremos ampliando este post ofreciéndote información y consejos para conseguir una actitud más ecológica.

¡A por el reto!

 TOMA CONCIENCIA

El primer paso es, curiosamente, estático. Párate y tómate tu tiempo para echar un vistazo a tus hábitos de compra. Observa los envases de comida, higiene personal, limpieza del hogar, etc. y valora la cantidad de plástico que utilizas. No está de más revisar tus cubos de basura, comprobar qué es lo que generas y empezar a pensar qué puedes cambiar de lo que ves.

Hay que tener en mente qué es lo que está en nuestra mano para cambiar esas rutinas, es decir, qué puedes eliminar o sustituir, que puedes reducir, qué puedes reutilizar y qué no te queda más remedio que reciclar. Empieza a ponerte en movimiento poco a poco, cambia pequeñas cosas, adáptate a ellas y da el siguiente el paso. Cambiar requiere tiempo, constancia y atención, así que deja las prisas de lado y hagas lo que hagas, hazlo con conciencia.

Al final del día valora tus cambios, sopesa si pudiste haber hecho algo más y, de ser así, toma nota para el siguiente día de reto. ¡Y felicítate si modificaste parte tus hábitos! Es una carrera de fondo y animarnos a nosotrxs mismxs es fundamental para mantener la energía arriba y seguir avanzando.

 BUSCA ALTERNATIVAS

Una vez localizado el problema, busca alternativas. No te agobies, no se trata de pasar de 0 a 100. Si te te sientes perdidx busca información en redes, blogs o libros de contenido zero waste... ¡O pregunta a herVíboras!

 ALIMENTACIÓN 

Sin duda, gran parte del plástico de un solo uso que consumimos está vinculado a la alimentación. En los últimos años hemos vivido un exceso de sobreembalaje como ocurre ridiculamente con la fruta, con el auge de los ultraprocesados, con esa costumbre que hemos ido adquiriendo de comprarlo todo congelado para mayor comodidad y la facilidad de la comida para llevar con todos elementos plásticos que conlleva, conviertiéndonos en prolíficos generadores de residuos. Simplemente fijándote en lo rápido que se llena la bolsa del cubo amarillo, la del reciclaje de envases, puedes hacerte una idea de la cantidad de estos deshechos que producimos al día en el mundo. Como cuánto menos generamos menos impacto ejercemos sobre el medioambiente, te damos algunos consejos para reducir al máximo este tipo de residuos a la hora de hacer la compra.

· Ve al mercado. Aunque a veces nos pueda resultar difícil sacar tiempo para ir al mercado y acabamos tirando de super, si nos organizamos podemos cambiar este hábito y hacer compras más ecológicas. Estaremos apoyando al pequeño comercio de barrio frente a las grandes superficies y nos será más fácil escapar de las compras impulsivas e innecesarias.

· Compra a granel. Comprando a granel evitas los embalajes innecesarios y, de paso, los productos procesados. Por suerte, este tipo de establecimientos están volviendo a nuestras calles, así que cada día es más fácil realizar compras en este formato. Además tiene un encanto especial, un aire retro que nos encanta.

· Evita productos con porciones individuales. Las porciones individuales, como las tarrinas de mantequilla o mermelada o las bolsitas de galletas, multiplican los residuos de forma innecesaria. Compra formatos adecuados a tu consumo y raciónalos a tu gusto.

· Bolsas. Lo mejor es llevar tus propias bolsas para evitar las plásticas. La opción que más nos gusta son las bolsas de tela reutilizables porque son una alternativa ecológica estupenda, cómoda... ¡y mucho más bonita!. Lo ideal es tener varias en diferentes tamaños: unas más pequeñas para legumbres o frutos secos, otras medianas para fruta, verdura o pan, y otra mas grande para meter toda la compra o llevar carrito si consideras que la bolsa no será suficiente. Es una muy buena idea llevar una siempre encima para guardar las compras imprevistas... por experiencia, da mucha rabia cuando te pasa y no la tienes. Si alguna vez se te olvida y no tienes más remedio que llevarte tu compra en una de plástico, reutilízala y alarga su vida todo lo que puedas.

· Tuppers. También puedes llevar tus propios tuppers para hacer la compra y pedir que te pongan los productos frescos como quesos, encurtidos o embutidos en ellos. Opta por utilizar tuppers de vidrio porque duran más, su limpieza es más sencilla y no absorben olores ni sabores, pero si tienes ya en casa de plástico no los sustituyas hasta que no lo necesites: se trata de generar menos residuos, así que hay que intentar alargar la vida de lo que ya tenemos.

· Envoltorios para alimentos. Sustituye el papel de film por envoltorios reutilizables. Los más conocidos son los hechos con cera de abeja, pero ya existen alternativas veganas con ceras vegetales, una opción más herVíbora.

· Bolsas de congelar. Utiliza bolsas de silicona reutilizables para almacenar y congelar los alimentos. Son muy prácticas y fáciles de limpiar.

· Bolsitas de té. Cambia las bolsitas de té o infusiones por su versión a granel. Aunque parezca mentira, muchas de estas bolsas que parecen de papel contienen plástico.

· Cápsulas de café. Están fabricadas con plástico y aluminio que queda mezclado con restos de café, lo que dificulta mucho su procesamiento en las plantas de reciclaje e impide que tengan una segunda vida. Imagina la cantidad de ellas que se genera en el mundo en un día... es una locura. Aunque empieza a haber compañías que están intentando buscar soluciones como crear cápsulas compostables o poner puntos de recogida específicos para ser recicladas pero, a día de hoy, siguen siendo una residuo altamente contaminante.

Visita nuestro post sobre como realizar una Compra sostenible.

herviboras-cosmetica-solida-julio-sin-plastico-pastic-free-july

 CUIDADO PERSONAL 

Si pensamos en cualquier baño de cualquier casa, botes de todas las formas y colores aparecen en nuestra mente: champú, gel del cuerpo, acondicionador, desodorante, pasta de dientes... y así, suma y sigue. Quizá cambiar esta rutina te parece especialmente complicado porque piensas que no tienes muchas alternativas, pero te prometemos que las hay. Además, la cosmética sin plástico suele ser natural, lo que la hace más saludable ya que no lleva químicos sintéticos como parabenos en los champús y geles o BPA en las pastas dentales. También todos los accesorios que usamos para nuestra higiene diaria tienen sustitutos más ecológicos, como el cepillo dental, los bastoncillos de los oídos o las cuchillas de afeitar. Teniendo en cuenta la cantidad de plástico que ahoga nuestro planeta, intentar el cambio merece la pena.

· Cosmética sólida. Un esencial para herVíboras. Suele tener como base principios activos concentrados, prescinde de embalajes innecesarios y es muy fácil de llevar contigo con una pequeña lata o jabonera... ¡el summum del zero waste!. Hay muchísimas opciones en formato sólido para hacer de tu higiene diaria un momento más ecológico, como champú, acondicionador, desodorante, el clásico jabón en pastilla, hidratantes corporales y hasta enjuagues bucales en tabletas.

· Cepillos de madera. Aunque un cepillo del pelo, de uñas o un peine de plástico no es plástico de un solo uso, es preferible usarlos de madera cuando llegue el momento de renovar los nuestros. Y si es de madera FSC mucho mejor, ya que este sello certifica que procede de bosques sostenibles. En el caso de los cepillos de dientes la preocupación aumenta, ya que los sustituímos cada mucho menos tiempo y la gran mayoría de ellos acaba en el fondo marino, así que cambiar este accesorio por uno sostenible es de vital importancia.

· Accesorios reutilizables o biodegradables. Ahora hay numerosas opciones para sustituir los desechables por unos accesorios más ecológicos. Tienes bastoncillos biodegradables y reutilizables, discos desmaquillantes lavables o cuchillas de metal como las de toda la vida. Estos residuos invaden nuestras basuras y contaminan los océanos, así que si optas por elementos zero waste, el planeta te lo agradecerá y, de paso, gastarás mucho menos.

· Esponjas naturales. Podemos evitar las esponja plástica con esponjas naturales como la esponja konjac, que proviene de la raíz de una planta asiática y es biodegradable. Es muy suave y agradable al tacto una vez la humedeces y, además, respeta la capa protectora de la piel.

· Higiene menstrual. En los últimos tiempos ha mejorado mucho la oferta de alternativas sostenibles y respetuosas con nosotras y con el medio ambiente. La copa menstrual es, sin duda, la joya de la corona. Retiene el flujo sin absorber, está libre de tóxicos y, una vez le pillas el tranquillo, es increiblemente cómoda y funcional. Sumado al ahorro económico que supone (si la cuidamos puede durarnos hasta 10 años) y a que no produce ningún residuo, se convierte en una aliada perfecta para nuestra menstruación. También podemos optar por compresas y salvaslips de tela o biodegradables, bragas menstruales y tampones orgánicos. Los tampones que encontramos habitualmente en los supermercados contienen plástico, blanqueantes, perfumes y otros productos químicos, así que aparte de la ingente cantidad de residuos no reciclables que generan, no son la mejor elección para nuestra salud. Encuentra la opción sostenible con la que más cómoda te sientas... ¡y a por ella!

· Productos en envases reciclables o reutilizables. Hay productos que cuesta encontrar en formato sólido, es cierto. Nos referimos, por ejemplo, a las pastas de dientes, a las cremas faciales o a los aceites corporales. Al elegir esta clase de productos, opta por envases sostenibles que tengan el menor impacto posible y que puedas reciclar o reutilizar, como ocurre con los de vidrio.

· Productos sin embalaje plástico. Ponemos el ejemplo del papel higiénico o de los kleenex, pero hay muchos más. Siempre que veas algo embalado en plástico, piensa si hay otra opción más con la que puedes sustituir ese producto. En el caso del papel higiénico ya hay varias marcas que comercializan con envoltorio de papel en vez de plástico, pero son las menos. Respecto a los kleenex, la versión de toda la vida que hemos visto con el abuelo, la del pañuelo de tela (¡con o sin iniciales!), se postula como el sustituto más ecológico. Muchas veces mirando al pasado encontramos solución al problema.

· Evitar productos con micropartículas plásticas. Aunque nos sorprenda, los microplásticos están presentes en muchos productos de higiene y cuidado personal como las pastas de dientes, geles, cremas solares o esas bolitas de las cremas exfoliantes. Intenta evitar adquirir productos que los contengan.

Visita nuestro post sobre Cosmética sólida.

herviboras-cosmetica-solida-julio-sin-plastico-pastic-free-july

 HOGAR 

Con solo echar un ligero vistazo al armario de la limpieza, te darás cuenta de la cantidad de envases plásticos que utilizamos habitualmente para esta rutina. Y si hablamos de los utensilios de limpieza o del hogar como bayetas o pinzas de la ropa, sumamos a los numerosos envases una cantidad de plásticos no reciclables nada desdeñable. Revisando fórmulas del pasado que siguen vigentes e informándonos sobre las nuevas incorporaciones al mercado de lo ecológico, podemos encontrar soluciones factibles que nos pueden hacer la vida más fácil sin dar de lado al planeta y ni a nuestra salud.

· Productos de limpieza sólidos. A día de hoy podemos encontrar alternativas sólidas a los productos de limpieza del hogar, que van desde los de toda la vida como los jabones en pastilla para la vajilla y la ropa, a otros más novedosos como las nueces de lavado, un fruto de un árbol llamado Sapindus Mukorossi y que se da de manera natural en India y Nepal. Hace tiempo que estamos acostumbrados a usar productos sólidos como sucede con la máquina lavavajillas, pero es importante recordarte que los cojas sin envase plástico individual y que mires las etiquetas para que tu elección esté libre de microplásticos. 

· Productos de limpieza a granel o en embalajes sostenibles. Comprar las productos de limpieza a granel reutilizando los envases que ya tenemos es también una forma estupenda de no generar más residuos. Este tipo de establecimientos ya tienen un hueco en nuestras ciudades y, poco a poco, van recuperando su presencia en ellas. En algunos casos también podemos encontrar estos productos en embalajes sostenibles como cartón o cristal, otra opción a tener en cuenta a la hora de hacer nuestra compra más sostenible.

· Estropajos, bayetas y cepillos ecológicos. Los estropajos y las bayetas plásticas convencionales no son reciclables y, todavía más preocupante, van desprendiendo microplásticos con el uso que se cuelan por las tuberías poniendo rumbo, irremediablemente, a los océanos. Los estropajos biodegradables como los de luffa o esparto, o los cepillos de madera para vajilla y las bayetas compostables, son una buena alternativa ecológica a estos productos tan contaminantes. Además, le darán un toque diferente a tu cocina.

· Pinzas de la ropa. La vida útil de las pinzas de plástico es relativamente corta, así que en un breve periodo de tiempo pasarán a formar parte de esa ingente montaña de residuos plásticos que queremos evitar. Mejor optar por sus versiones en madera o acero inoxidable que son mucho más duraderas y, por qué no decirlo, bastante más estéticas.

· Ambientadores. Hay sustitutos sostenibles y mucho más naturales que los ambientadores plásticos que compramos en el super, desde pequeños paquetes con flores que puedes meter en el armario a inciensos y velas con infinidad de aromas. Elige la opción que más vaya contigo e intenta cambiar este hábito tan poco ecológico.

· Usa las fórmulas de toda la vida. Con bicarbonato solo o con agua o vinagre y formulado en diferentes proporciones, podemos limpiar muchas áreas del hogar: sanitarios, manchas en la alfombra, el horno o incluso la vitro. Podéis echar un vistazo a este artículo de El mueble en el que explican las medidas recomendadas para diferentes superficies y la forma de aplicarlo. Por otro lado, añadir vinagre en un cubo con agua para fregar la madera es un clásico, así que podéis utilizar esta opción para este tipo de suelos.

· Reutiliza envases. Por mucho que intentemos evitarlo, algún envase acabamos acumulando. Así que ya que lo tenemos, la mejor opción es alargar su vida lo máximo posible reutilizándolo para comprar a granel o para dar rienda suelta a nuestra creatividad como vemos en Basurillas.

· Microfibras plásticas y tejido acrílico. Cada vez que tu lavadora hace un ciclo de lavado, más de 700.000 fibras de microplásticos salen de su desagüe con la consecuente contaminación del mar. El problema viene tanto de los detergentes como de las prendas de tejido acrílico, un tejido que está muy presente en nuestros armarios y en todo tipo de prendas. Hay que intentar evitarlo, aunque su bajo coste hace que sea un material muy expandido a nivel global.

· ¡Haz tus propios productos! Si tienes tiempo, eres algo manitas y te gusta la idea de hacer tus propios productos, a día de hoy existen numerosos cursos, libros y tutoriales para dar el paso. Lo tienes todo en la red... ¡anímate! Os dejamos un post de Ecoosfera. en el que dan algunas recetas para tus limpiadores domésticos.

herviboras-cosmetica-solida-julio-sin-plastico-pastic-free-july

 FUERA DE CASA 

En un bar, en el aeropuerto, en un hotel, en el gimnasio o incluso en el trabajo... es fácil cuando estás fuera de casa utilizar plásticos de un solo uso. Los cogemos y nos desprendemos de ellos sin ni siquiera darnos cuenta. Es precisamente eso lo que tenemos que cambiar, la falta de conciencia, para poder buscar soluciones en distintos momentos e intentar que las que encontramos se queden con nosotrxs y formen parte de nuestra nueva rutina.

· Botellas de plástico. Hazte con una botella o termo reutilizable para llevarla siempre contigo y así evitarás acabar comprando una de plástico desechable en cualquier sitio cuando tengas sed. Las mejores opciones son las botellas de vidrio o de acero inoxidable. Las de vidrio son perfectas para usar en casa y guardar en la nevera y las de acero inoxidable para llevarlas siempre encima porque no se rompen, no aportan sabor y mantienen la temperatura. Con este simple gesto le estarás ahorrando a nuestro planeta una cantidad importante de botellas plásticas al año y, sin duda, lo necesita.

· Café o té para llevar. Sabemos que es muy cómodo cuando estás en marcha, pero tomar café o té en vasos desechables no es una buena opción a nivel ecológico. Incluso los de cartón tienen una cobertura plástica para evitar que se deshagan con el calor, por lo que su reciclaje se complica mucho. Utiliza tu propio vaso reutilizable para disfrutar de un buen café o té por la calle... puedes llevarlo en tu bolso tapado y aclararlo después de su uso cuando tengas la oportunidad.

· Platos, vasos y cubiertos de plástico desechable. No tener que fregar los platos después de una comida numerosa o no tener que cargar con ellos en una excursión o picnic es tentador, lo sabemos, pero las consecuencias medioambientales que conlleva este gesto no merecen la pena en absoluto. Hay una versión compostable en madera que nos gusta mucho; ya la hemos visto en algunos servicios de catering, así que poco a poco la conciencia medioambiental se expande.

· Pajitas. Las pajitas son un elemento que, por desgracia, está muy presente en nuestros océanos. Hemos visto muchas imágenes de como la fauna marina sufre las consecuencias de su uso, imágenes descorazonadoras que nos deberían hacer cambiar este hábito de manera radical. Las pajitas son totalmente prescindibles pero, si realmente las quieres, hay versiones en bambú y metal reutilizables que realizan exactamente la misma función. Sabemos que existen las pajitas de bioplástico, pero preferimos las reutilizables porque nos parece una opción más ecológica. Da gusto ver a gente implicada en erradicar el uso de las pajitas y otros plásticos, y un ejemplo de ello son las chicas de @byebyestraws
 
· Planifica tus comidas en el trabajo. Si eres de los que comen en la oficina o en el parque de al lado, una buena planificación puede ayudarte a ser más sostenible y, además, ahorrarte dinero. Lleva tu comida en tuppers y da de lado al film transparente usando bolsas reutilizables para tus bocadillos o fruta.

· Lleva tu cosmética sólida contigo. Una de las ventajas que tiene la cosmética sólida es que puedes llevarla siempre contigo. Basta una lata para poder tener tu jabón, champú, acondicionador o desodorante siempre a mano. Es una opción idónea para ir al gimnasio o de viaje. Además, en caso de viajar en avión, puedes llevarla sin problema en tu maleta de mano sin necesidad de recurrir a esos pequeños botecitos plásticos y tener que sacar tu neceser cuando pases por el control de seguridad. ¡Sólo vemos ventajas en este tipo de cosmética!

· No envuelvas tu maleta en film plástico en el aeropuerto. Nos gusta tener la tranquilidad de saber que cuando lleguemos a nuestro destino, nuestra maleta estará completa y en perfecto estado. Pero hay otras maneras de protegerla, como utilizando candados o fundas reutilizables. Eso de darle tropecientas vueltas en papel film, no parece muy razonable...

Os recomendamos el post "Hacer que ocurra" de nuestra colaboradora Ruth Wheel, en el que cuenta su experiencia. Hacer que los cambios ocurran es cuestión de proponérselo y dar el primer paso. ¡Bravo, Ruth!

herviboras-cosmetica-solida-julio-sin-plastico-pastic-free-july

 VARIOS 

Hay un montón de cosas que no pertenecen a los apartados anteriores pero que no podíamos dejar de mencionar si hablamos de llevar una vida más sostenible. Os ponemos algunos ejemplos de a qué clase de cosas nos referimos, pero no dejes de mirar en tu día a día los objetos que utilizas y plantearte cómo afectan a nuestro planeta, porque pequeñas cosas como las que te mostramos a continuación pueden llegar a ser especialmente dañinas para el medioambiente.

· Covid-19. Mascarillas, guantes, pantallas... las medidas de prevención para el contagio del Covid nos está dejando una cantidad ingente de residuos sin opción de reciclado. Esta semana hemos visto unos carteles informativos en Madrid, que hacen referencia a un contenedor naranja para estos residuos. Estamos expectantes porque quizás hayan hecho una nueva versión (el naranja es el contenedor para el aceite usado), una versión muy necesaria que esperábamos con inquietud. Al buscar información al respecto no hemos encontrado ninguna mención online, así que poco más os podemos contar. ¡Seguiremos informando!

· Recibos. Los recibos de compra y cajeros parecen de papel, pero llevan una capa de BPA que impide depositarlos en el cubo azul de reciclado. Es difícil evitarlos, pero debemos intentar rechazarlos siempre que podamos. Y si los necesitamos, a la hora de desprendernos de ellos tienen que ir al cubo de restos de basura, el cubo gris.

· Bolígrafos. ¿Sabías que se pueden adquirir recambios de la mayoría de los bolígrafos que utilizamos en vez de tirarlos cada vez que te quedas sin tinta? Pues nosotras, hasta hace bien poco, tampoco. Os recomendamos leer el post de @ire_recolectora.

· Chicles. Los chicles se encuentran entre esas cosas de las que te sorprende descubrir que llevan plástico, pero lo llevan. Y como puedes comprobar con solo echar un vistazo al suelo, acaban siendo parte del paisaje de nuestras ciudades. Cuando se van descomponiendo pasan directamente al alcantarillado y de ahí al mar, convirtiéndose en una fuente más de contaminación por plástico. Se calcula que tardan 5 años en degradarse.

· Plástico de burbujas. Si tienes que hacer una envío o proteger objetos delicados, no los envuelvas en papel de burbujas. Reutiliza materiales que tengas por casa como papel de periódico, cartón o restos de otros embalajes. Reutilizar es la clave. La verdad es que a nosotras nos costó un poco conseguir que nuestros envíos fueran 100% sostenibles pero, una vez conseguido, no podemos estar más contentas. ¡Ah! También existe cinta adhesiva reciclable con caucho natural que te permite tirar las cajas al contenedor azul con cinta incluida, como la que utilizamos en herVíboras.

· Confeti. El confeti de papel, por muy festivo y colorido que sea, tampoco es muy recomendable ya que es prácticamente imposible de recoger y suele acabar contaminando nuestras aguas e incluso atascando las alcantarillas a su paso. Y si además es de plástico, como todos los confetis metalizados que se ven desde hace unos años, pues mucho peor. Si quieres una alternativa ecológica, el confeti hecho con hojas y flores es una maravilla.

· Colillas. El hábito de fumar cigarrillos también es perjudicial para el planeta. Los filtros de los cigarros tardan mucho en desgradarse, con una estimación aproximada de unos 10 años como poco. Si fumas tabaco de liar existe la opción de comprar las boquilllas orgánicas, haciendo este proceso más ecológico y rápido. Si tiras las colillas al suelo es muy probable que acaben en parajes naturales o en océanos, así que utiliza cenicero o tíralo en las papeleras que tienen incorporado uno para este tipo de residuos.

Visita nuestro post sobre Plásticos de un solo uso y Covid-19.

herviboras-cosmetica-solida-julio-sin-plastico-pastic-free-july

 AYUDA A CONCIENCIAR Y SE ACTIVX

Ayuda a otras personas que estén intentando dejar los plásticos a un lado, comparte tus tips y avances para que otrxs puedan seguirlos, pide que te ofrezcan alternativas no contaminantes en tus compras diarias, rechaza todo lo que esté innecesariamente embalado en plástico y, si no hay manera de que encuentres una opción alternativa, expón tu disconformidad. Y como la unión hace la fuerza, si tú empiezas a tener una actitud más activa, parte de la gente que te rodea se acabará contagiando de tu energía.

Los pequeños gestos acaban generando acciones mayores, así que... ¡al lío!

 CONCLUSIONES

¿Qué tal ha ido el mes? ¿De qué nos ha servido? ¡¿Qué hemos aprendido?!

Durante todo el mes hemos ido dando información para sustituir nuestros hábitos menos ecológicos por unos más sostenibles. A nosotras nos ha ayudado en nuestro proceso la actividad que hemos realizado porque hemos aprendido mucho y nos ha encantado la sensación de compartirlo con todxs vosotrxs.

Y entonces, ya que lo hemos hecho durante un mes... ¿por qué no hacerlo durante dos, seis o un año? ¿O por qué no siempre? ¡Nosotras vamos a intentarlo!

Muchas gracias por habernos acompañado durante todo julio, unas semanas que aunque parecen utópicas a largo plazo pueden ser una realidad en nuestro día a día si ponemos nuestro granito de arena. Porque la unión hace la fuerza, juntxs podemos.

¡Sigue retándote!

 CONSEJOS 

Estos son algunos de los consejos que nos habéis dado y que nos apuntamos:

· "Hago mi propio yogurt" de @filetecon
Una idea excelente para ahorrar envases y evitarnos todos esos aditivos insanos que añaden en la mayoría de los yogures.

· "'Aquí no se tira na' como forma de vida"
Claro y conciso. ¡Nos encanta!

· "Relleno los mismos botecitos de formato viaje siempre que los necesito" de @mayin_46
Aunque de primeras esos mini botecitos plásticos no son un formato que nos guste mucho y optamos por la cosmética sólida, es verdad que reutilizar los mismos botes si ya los tenemos cuando vamos de viaje es una gran idea. Nos ahorramos comprar productos en el lugar de destino y abandonarlos a medio usar a nuestro regreso. Además, al reutilizarlos no multiplicamos el número de residuos cada vez que viajamos.

· "Copa, todo reutilizable o de bambú y no sobrecomprar" de @fischesil
Parece que casi todxs solemos tender a acumular productos en el baño, por lo que no sobrecomprar es un gran consejo. Y somos muy fans de la copa... ¡esperamos poder tenerla pronto en nuestra tienda!

· "Para limpiar el micro, meto un bol con medio limón y lo pongo un minuto. Después paso una bayeta y listo" de @helen_quiro
¡Un truco genial! El limón es un potente antigrasa así que es perfecto para limpiar cualquier elemento donde haya habido comida.

· "Limpiador casero a base de vinagre. Trapos reutilizables. No usar tóxicos" de @rockzioo
Como ponemos en nuestro post, el vinagre con agua para el suelo de madera es una receta de toda la vida. Pero lo que no sabíamos es que se puede utilizar para más superficies. Nos informaremos... ¡gracias!

· "Intento usar la cantidad justa y necesaria de producto, y a menudo limpio con limón" de @_criscii
Utilizar la cantidad justa de limpiador es muy recomendable, también para nuestra piel y sobre todo si la tienes delicada. ¡Parece que el limón es un gran aliado para muchxs de vosotrxs!

· "Hago mi propio jabón para ropa con aceite de cocina usado" de @lilyframbuesa
Tenemos pendiente aprender a hacer esto. Reutilizas el aceite usado en vez tener que llevarlo a un punto limpio y consigues un jabón de lavadora libre de tóxicos... ¡2X1! Esto sí que es reutilizar.

· "Cuchara de casa par el café en el trabajo" de @elicere5
Un pequeño gesto que supone ahorrar un un montón de cucharitas desechables al año. ¡Genial iniciativa!

· "Rechazo la tapita del café para llevar" de @andraiaduende
Como con las cucharitas, esto supone un gran ahorro. Hasta los gestos más pequeños, a la larga, suponen un gran impacto medioambiental.

· "He cambiado los kleenex en bolsitas individuales por papel  que guardo en una bolsita reutlizable" de @tempestfantasy
Por comodidad y porque no recaemos en ello, solemos utilizar un montón de pequeñas cosas innecesariamente plastificadas. Darse cuenta de ello y tratar de sustituirlas por otras mucho menos contaminantes es un ejercicio muy satisfactorio.

· "En el super uso bolsas de papel, no pido cañitas, al comprar que no esté envasado en plástico..." de @dolcevitajk
Pequeñas acciones que siempre suman... ¡100% manual del zerowaster!

Si tienes dudas o simplemente te apetece contarnos tus tips, avances o cualquier otra cosa, pues contactar con nosotras en hola@herviboras.com o a través de nuestras redes sociales.

Compartir este post

Productos relacionados

BASTONCILLOS 100% BIODEGRADABLES. De bambú y algodón ecológico

3,30 €

ESPONJA NATURAL FACIAL DE KONJAC. Limpia y exfolia suavemente tu piel

5,95 €
Zorro d'Avi

JABÓN SÓLIDO PARA VAJILLA. Antigrasa y protector de la piel

4,95 €
Banbu

KIT 4 DISCOS DESMAQUILLANTES. De algodón y reutilizables

7,00 €

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento